Un análisis del Plan Maestr@

Por Mónica Contreras y Mónica Balada*

Dos docentes del Instituto de Educación Superior de Formación Docente y Técnica N° 9-002 “Tomás Godoy Cruz” analizan el anteproyecto normativo del Gobierno Nacional.

El abordaje del denominado Plan Maestr@ es una interesante e inquietante tarea que se va tornando más lo último que lo primero. Destacaremos algunos aspectos críticos que interesan al sostenimiento y desarrollo del sistema educativo y, especialmente, a la Educación Superior.

En el Capítulo 5 del texto difundido para el debate se sostiene:

Es necesario, por lo tanto, pensar la articulación del Estado como responsable de la educación superior, con una organización y un planeamiento que permita, en el ejercicio de las autonomías institucionales, la articulación del sistema universitario para que puedan desarrollarse verdaderos procesos de democratización e inclusión en el nivel superior.

  • La Educación Superior ha atravesado largos procesos de afianzamiento de sus propios estamentos, con avances y retrocesos, pero todos ellos pueden ser considerados verdaderos logros de democratización y, fundamentalmente, de expansión del derecho a la educación que el estado debe garantizar, conociéndolo e invirtiendo en él. La consideración de su autonomía no se basa en la negación de los diversos claustros que la componen sino, por el contrario, en la profundización de la participación de los mismos. Los gobiernos institucionales de los Institutos de Educación Superior de la provincia de Mendoza tienen mucho por mejorar, pero han logrado el desarrollo de órganos colegiados que asumen de forma conjunta la gestión institucional.
  • La afirmación que sostiene que la Educación Argentina está en una situación crítica no revela fuentes ni datos del diagnóstico. Todos los que participamos y somos actores involucrados con nuestro sistema educativo tenemos conciencia de la necesidad de actualizarlo. Sin embargo, el Plan Maestr@ se enfoca en fragmentos y no aborda la integralidad de sus problemas, decidiendo una política educativa para las escuelas más vulnerables con la incorporación de tecnología y mayor tiempo de enseñanza. La apariencia inofensiva de estas decisiones elude que el sistema está atravesado por el contexto, las instituciones y las diversas circunstancias subjetivas de los estudiantes y de los trabajadores de la educación. La escuela constituye el espacio social con atribuciones para construir las legalidades y los sentidos de la ciencia y de la cultura desde tiempos tempranos de la vida de argentinos en condiciones diversas. Es importante interpretar de este modo la educación en tanto derecho.
  • En el documento del Plan Maestr@, la información del sistema se restringe a la encuesta proveniente de los operativos de evaluación académica integrados por el registro de los aprendizajes logrados por los estudiantes en cuatro áreas. Desde ahí se afirma que el sistema educativo tiene deficiencias del desempeño laboral del docente y se consideran las condiciones institucionales y contextuales bajo dos categorías: vulnerables o no vulnerables. Esta perspectiva fragmentaria del sistema educativo es insuficiente, pero muy conveniente para des-responsabilizar al Ministerio de Educación y Deportes y al Estado Nacional de la asunción del desarrollo educativo teniendo en cuenta la complejidad y diversidad que lo constituye. Es significativo que, en ese pobre análisis que plantea el documento, la situación crítica es causada aparentemente solo por los bajos aprendizajes y el desempeño laboral “bajo”; desconociendo aspectos relevantes como son las condiciones de trabajo, la problemática salarial, la inversión del estado, entre otros.
  • Otro punto inquietante es el que deposita en un sistema externo la confianza, la credibilidad y la objetividad de la evaluación. En este punto, se afirma sin definir fuentes ni distinguir niveles ni regiones sobre el acceso a la docencia, que posee evaluaciones insuficientemente “exigentes”. Atribuir objetividad y rigurosidad a la externalidad de las evaluaciones pone de manifiesto, como en los puntos anteriores, la falta de vigilancia epistemológica en torno a procedimientos y teorías de la evaluación educativa. No creemos que sea ingenuo. Más bien consideramos que se usa oportunamente el sentido común constituido por teorías no explícitas y representaciones sociales que logran tener una apariencia bondadosa pero no inclusiva ni universal. Este aspecto se denota aún más cuando consideran las evaluaciones como procedimientos para establecer ranking, sustentando una fuerte meritocracia que elude los puntos de partida. Por otro lado desconoce las permanentes evaluaciones por las que pasamos los docentes para acceder a distintas actividades y que estiman nuestro acceso y permanencia en ellas. Quizás pueden revisarse pero no desconocerse.
  • En el inicio del documento se anuncian leyes vigentes junto a leyes derogadas por estas. La incongruencia legal tampoco es ingenua sino que selecciona fragmentos de unas y otras para profundizar la descentralización del sistema educativo so pretexto de federalización, pero atribuyendo a cada provincia la mayor responsabilidad sobre el sostenimiento de los sistemas educativos provinciales. De tal manera que las  vigentes Ley 26026 de Educación Nacional y la Ley 26075 de Financiamiento Educativo  no son consideradas sino que son reescritas y, por lo tanto, derogadas en la práctica. Es necesario destacar que la vigencia de ambas ha sido ya dañada con la integración de “Deporte” en el Ministerio de Educación; con la forma de participación del Gobierno Nacional en las paritarias docentes y con la eliminación de las políticas digitales. Además es significativo cómo se toma como referente la Ley Federal de Educación, la cual ha sido severamente criticada tanto en su enfoque como en su aplicación.

En síntesis:

Creemos que  el Plan Maestr@ es un proyecto de ley de educación que no confiesa sus motivos de ajuste y desfinanciamiento del sistema educativo. Por tanto, entendemos que es oportuno solicitar acciones legislativas que avancen en la presentación de una nueva Ley de Financiamiento, la que contemple el respeto del Estado Nacional por las paritarias docentes,  defina con claridad las atribuciones del mismo en este tema  y asuma la mayor parte del financiamiento educativo por ser el organismo que más recauda.

* Mónica Contreras es docente Directora del Instituto.

* Mónica Balada tiene una larga trayectoria en diferentes Institutos de Educación Superior de la Provincia.

DESCARGAR TEXTO EN PDF

TRAMA Y CONTRALUZ2 (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: