Esperma Chacal – El palomo que tenía huevos de chancho no podía volar (2007)

Me tiro un pedo en medio de un ascensor,

banana y soda, un combo explosivo,

por la mañana huele mucho mejor…

Travsombi[1].

Acto único

Primer cuadro

La escena se abre en el estudio de Radio Nacional. Cuatro sujetos, vestidos de riguroso negro, hablan al unísono. Frente a ellos, el periodista lleva adelante la entrevista dejándolos narrar:

Esperma Chacal: Tampoco fue un revuelo absoluto, pero los Asspera hicieron buena guita con eso y, la verdad es que da bronca que unos tipos cualquiera, y lo decimos sin rencor, lucren con lo tuyo. Nosotros inventamos el metal bizarro, mucho antes que los Asspera.

Periodista: Sabemos que es así, por eso los entrevistamos.

E: Sí, sí, acá está todo bien, Mendoza siempre fue una provincia metalera.

P: Claro que sí. Cuéntennos: ¿cómo empezó Esperma Chacal?

E: Nosotros empezamos a ensayar a principios de los noventa. Nos copamos con Pantera, Slayer, Sepultura, Mercyful Fate, Megadeth, y la camada de bandas europeas de doom y death metal que aparecieron rompiendo todo lo que conocíamos. Por otro lado, no sé si ustedes se acuerdan o quizás eran muy guachos, pero acá en Mendoza había todo una movida de bandas muy grosa. Estaban los Exhidium, tremendo trash hacían esos chabones. Melkor que hacían doom. También estaban los Arcángel, con la mítica formación original, Del Huinca el Gualicho, Braindamage y Los Salvajes Unitarios entre las más hardrockeras. Había otra que se llamaba Prozac, tocaban metal industrial. Y también los In Puribus, uno de los grupos más conocidos, bueno, eran un toco las bandas que sonaban. Ahí también aparecimos nosotros. Fue una gran época, loco, más allá del vende patria del turco, porque llegaron un montón de cosas de afuera que la rompían. Y bueno, nosotros nos influenciamos por todas esas bandas que te contamos y armamos Esperma Chacal

P: ¿Y cómo empezaron con el metal bizarro?

E: Lo que pasa es que cuando ensayábamos delirábamos cualquiera. Nos cagábamos de risa. Así nació el estilo Esperma Chacal. Y la gente se copó con la banda. Tanto que al poco teníamos doscientas personas que nos iban a ver. Tremendo. Una vez, en el teatro Pulgarcito, la rompimos, loco. Pero bueno, pasó que nos fuimos haciendo más grande y, lo que hasta ese entonces no había sucedido nunca, empezamos a conocer chicas. Y vos viste cómo es la historia con las relaciones. Te enganchás, les empezás a dedicar el tiempo y te olvidás de todo. Después vienen los pibes y bueno, mientras son chicos se complica. Fue así que nos separamos. Pero cuando aparecieron los Asspera y vimos todo el éxito que tuvieron, pensamos que sería buena idea volver a juntar la banda y explotar nuestro invento. (Melancólicos) Pero claro, vendimos los instrumentos, no tenemos un mango…

P: (Empático) Ya sabemos que las cosas no se dieron como esperaban…, pero acá estamos todos los mendocinos haciendo fuerza para que ustedes cumplan el sueño. Es más, aprovechamos este momento ideal por el clima buena onda y les hacemos entrega de los pasajes (grandilocuente), ¡Sí! ¡Sí, chicos, van a ir a Buenos Aires! ¡Gracias al desinteresado esfuerzo de todos los mendocinos pudimos comprarles los pasajes! ¡Aplausos, por favor! (Los cuatro músicos aplauden exultantes).

E: (Emocionados) ¡Gracias, locos, muchas gracias! Nosotros vamos a ir a Buenos Aires, vamos a buscar a los Asspera y les vamos a reclamar lo que es nuestro, lo que nos corresponde por mérito de originalidad y anterioridad. ¡Gracias, muchas gracias! ¡¡Y no va a quedar ahí, radioescuchas, porque les vamos a traer la gloria a la provincia de Mendoza, cuna del metal bizarro!!

***

Segundo cuadro

Sala de ensayo del estudio de Asspera. Es un lugar amplio. Está acustizado y recubierto con cedro. Pegados con cinta hay afiches de V8, Riff, Hermética, El Reloj, Logos y Lethal. En la pared derecha hay una antigua heladera Siam. En el ángulo posterior, una batería de cinco cuerpos. Desperdigados alrededor, tres pies que sostienen dos guitarras y un bajo. Las guitarras son dos gemelas Fender Strat Hm. El bajo es un Aria Pro II SB-1000. Al centro, un pie con un micrófono Shure super 55 vintage original. Parados y asombrados, los Esperma Chacal.

La acción comienza cuando entran a escena otros cuatro sujetos: los Asspera. Al igual que Esperma Chacal, visten riguroso negro. Pero a  diferencia de los mendocinos, se ven saludables. 

Asspera: (Afables) Así que ustedes querían conocernos, qué bueno, la verdad que nos alegra mucho que vengan desde Mendoza. ¡Grosso! (Apesadumbrados) Lástima que no tenemos ninguna fecha en estos días para invitarlos.

Esperma Chacal: No venimos a verlos tocar, (solemnes) venimos a reclamarles porque ustedes nos robaron nuestro invento.

A: (Sorprendidos) ¿¡Cómo!? ¿De qué hablan?

E: (Inquisidores) De que ustedes nos robaron nuestro invento.

Los Asspera se miran confusos entre ellos.

E: Nosotros inventamos el metal bizarro.

A: A ver, chicos, tal vez sea cierto que ustedes empezaron con el metal bizarro…. Pero cómo lo pueden demostrar.

E: (Contestatarios) ¡Fácil! ¿De cuándo es el primer disco de ustedes?

A: Del 2006.

E: ¡El nuestro es de 1996! Diez años antes, no nos vengan a chamuyar. Miren…  (Le extienden una copia de Pásese un trago, Doña Rosa),  lean la contratapa, ahí dice. Así que nos van a tener que pagar el usufructo de los años que han lucrado con nuestro invento…

A: (Incrédulos primero, reflexivos después) Es cierto… No obstante nosotros a ustedes no los conocíamos, no tuvimos la intención de robarles nada. De hecho, el estilo bizarro fue algo que construimos ensayando…

E: (Impacientes) Bueno, hagamos así: dennos estas cosas (señalando los instrumentos) y listo, no los jodemos más. Podríamos exigir más, pero solamente queremos volver a tocar…

A: Miren, esto que ustedes están reclamando ya se vivió antes. Escúchennos un ratito… ¿Sí?

(Los Esperma Chacal asienten en silencio)

A: Genial. Como les decíamos, esto ya se vivió antes. Fue un coterráneo de ustedes, Antonio Di Benedetto, el ilustre escritor y crítico de cine, el protagonista. Resulta que Di Benedetto inauguró, en un librito muy lindo que se llama Declinación y Ángel, el objetivismo[2] en 1956. No obstante, recién en 1963 se conoció a nivel global. Y fue una revolución estética, no ya al modo del surrealismo pero tuvo su repercusión. Ahora, la cuestión fue que Di Benedetto no recibió ningún reconocimiento por ser el pionero. Es más, a él ni lo nombraban cuando hablaban del objetivismo.

E: (Comprensivos). Ah, como nosotros.

A: Exacto, Pero bueno, déjennos terminar la historia. La cuestión es que la gloria y el mérito se lo estaba llevando un francés: Alain Robbe-Grillet. Un tipo que era escritor y director de cine. Quiso el azar que se encontraran en el festival de Berlín. Allí Di Benedetto increpó a Alain Robbe Grillet, así como han hecho ustedes con nosotros. ¿Saben qué le contestó Robbe Grillet?

E: No.

A: Le dijo que[3] ninguno era inventor o fundador del objetivismo. Piense lo siguiente, ejemplificó Robbe-Grillet: “Usted y yo hemos escrito por reacción contra algo, y el mismo efecto pueden haberlo sentido varias personas en el mundo… Nuestro rechazo de cierta literatura nos llevó a escribir de otra manera… No es extraño que la reacción haya sido semejante en mí, que vivía en Francia, que en usted, que vivía en Argentina, y en un señor del Japón que era ascensorista. (Cuenta Di Benedetto que Robbe Grillet le aclaró que estaba inventando a ese personaje oriental) Ese ascensorista, con ánimo y rabia literaria, se puso a escribir, y quizás los tres en un lugar del mundo muy distantes entre sí y al mismo tiempo, escribimos lo mismo. La ventaja que yo les llevé a ustedes dos –le dijo, como si estuviera escuchando también el japonés- es que yo nací y vivo en Francia, y me expresé en idioma francés, que tiene una extraordinaria irradiación cultural en el mundo y una gran influencia. Y usted se quedó en Mendoza… Y piense en la situación de ese pobre ascensorista que ve que lo suyo ya se ha vuelto anticuado, y sigue de ascensorista y nunca publicó el libro”.

E (Apesadumbrados). Es decir que nosotros vendríamos a ser el ascensorista… Para decirlo en términos concretos: unos rocanrol losers…

A (Empáticos). No es así. Ustedes publicaron un disco que los legitima como precursores del metal bizarro. El problema es que como están en Mendoza se les complica mucho la difusión. (Ocurrentes). ¿Qué les parece si organizamos un toque acá en Capital y lo promocionamos como “Próceres del metal bizarro”?

E: ¡De una!

A: (Emocionados). ¡Nosotros los teloneamos!

E: (Humildes). No, no, muchachos, de ningún modo. Además, ¡si llegan a tocar ustedes primero cuando salgamos nosotros no va a quedar nadie!

***

Tercer cuadro

 Aparecen los Esperma Chacal y los Asspera, todos en el mismo escenario, tocando “El palomo que tenía huevos de chancho no podía volar”.  Atrás, un cartel profesa: “Próceres del metal bizarro”.


[1]Pogo al corazón”. Asspera. En el Ep Pija, 2011.  

[2] Nota del autor: técnica literaria que consiste en focalizar la acción exclusivamente desde los objetos, dando así a la narración un marcado matiz de distancia respecto a lo narrado.

[3] El resto de este párrafo y del que sigue está tomado y parafraseado de: “Di Benedetto: el periodista cercano, el hombre distante”de Jorge Oviedo. En: http://www.alphalibros.com.ar/index.php?IDSector=83&IDPadre=1&IDTexto_abrir=293

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: