¿Y la relocalización? Bien, gracias.

Claudio Ferreira Pinto

Profesor de Ciencias Naturales

IESDyT Nº 9-002 “Tomás Godoy Cruz”

IES Nº 9-013 “Instituto Superior Técnico de Estudios Económicos de Cuyo”

Todo comenzó allá por abril del 2.018. El gobernador de la provincia, Alfredo Cornejo, le ponía la firma al decreto 530/18, y en ese sencillo acto reorganizaba el funcionamiento del nivel superior no universitario en la educación mendocina. Fue un decreto polémico desde el primer día y no sólo por los cambios que introdujo. Entre otras delicias, es un decreto “sangriento”, porque implica tácitamente la división de una persona. ¡Sí, como lo leíste! ¡Partir al medio a una persona… dividirla en dos partes, con el consiguiente sufrimiento que eso implica! Ocurre que un artículo (el 2.2 del Anexo II) establece que el representante de los egresados en los Consejos Directivos debe ser renovado por mitades. ¡Y es una sola persona! Y ocurre lo mismo con el representante no docente, que también es una sola persona. Uno esperaría que nadie quiera ocupar esos puestos, por el riesgo a perder la vida. Pero, afortunadamente, hay valientes que desafían los decretos y corren el riesgo.

Pero no nos distraigamos. Decíamos que el decreto 530/18 reorganizó el nivel superior de la provincia. Y como cualquier reorganización que se impone sin haber sido antes charlada, debatida y consensuada con los futuros “reorganizados”, las quejas y los reclamos no se hicieron esperar. No tiene sentido aquí enumerar la lista de cuestionamientos, pero sí mencionar que el reclamo llegó a la Suprema Corte de Justicia, de la mano de un pedido de incostitucionalidad. Y aquí, otra delicia: el ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia de ese momento, Dalmiro Garay Cueli, que puso su firma en el decreto a la izquierda de la firma del gobernador… hoy es ministro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza. O sea, forma parte del órgano que debe definir si un decreto que él firmó es o no es constitucional.

Y nos volvimos a distraer, así que volvamos al principio. Este decreto es algo así como un “decreto paraguas”, porque permitió que después de su publicación en el Boletín Oficial apareciera una gran cantidad de normativa sobre la organización de los Institutos de Educación Superior de la provincia (en adelante, les vamos a decir IES). Entre ellas, resoluciones que permiten a la Coordinación General de Educación Superior (en adelante, le vamos a decir CGES, y sería algo así como la jefa de todos los IES) trasladar carreras de un IES a otro. No, perdón. “Relocalizar” es el término que utiliza la CGES. Porque, y aquí otra delicia, el “traslado” es un derecho que tiene el docente en su trabajo. Y como derecho, elige o no trasladarse. En este caso, es la CGES la que elige trasladar al docente y para evitar inconvenientes con las leyes provinciales, utiliza el término “relocalización”. Pero a nosotros nos gusta más decir “traslado”.

Y, ahora sí, llegamos al tema de nuestro título. Pero, ¿de qué relocalización hablamos?

De la que se produjo entre el IES 9-013 “Instituto Superior Técnico de Estudios Económicos de Cuyo” (en adelante, le diremos ISTEEC) y el IES 9-002 “Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Tomás Godoy Cruz” (en adelante, le diremos Normal). Resulta ser que el ISTEEC tenía cuatro carreras de formación docente y ocho carreras de formación técnica, y el Normal tenía seis carreras de formación docente y una de formación técnica. Entonces, la CGES entendió que sería bueno pasar las tres carreras de formación docente que el ISTEEC tenía en la ciudad de Mendoza (porque la cuarta carrera está en la sede Uspallata) al Normal. Y trasladar carreras implica trasladar estudiantes, profesores, legajos y materiales de estudio. O sea, una mudanza institucional.

Y tuvo un montón de argumentos para hacerlo. Y como es costumbre en la normativa, todos esos argumentos se escriben al principio de cualquier norma legal en algo que los de a pie llamamos “Considerandos”. Y uno pensaría que todos esos argumentos deberían haber sido explicados a todos los estudiantes y profesores de las carreras a trasladar y que hubo muchas reuniones de transición donde todos los involucrados pudieron expresar sus dudas, inquietudes y temores y recibieron todas las respuestas que necesitaban. Pero no, no hubo nada de eso. Por el contrario… una resolución tras otra desde el mes de agosto de 2.018 y cientos de rumores. Y cada vez más rumores. Y llegó octubre.. y siguieron los rumores. Y llegó diciembre… y nada. Nada excepto rumores. Y los profesores tomaron sus últimos exámenes, los estudiantes rindieron sus últimos finales, todos se despidieron hasta el año próximo y el 21 de diciembre, tal como decía el calendario académico, cesaron sus actividades y comenzaron sus vacaciones. Y hasta ese momento… nada.

Y uno pensaría que si no pasa nada hasta que comienzan las vacaciones de verano, no pasa nada hasta el próximo año. Pero no, acá viene otra delicia. El 21 de diciembre, el Director General de Escuelas, Jaime Correas, le ponía la firma a la resolución 3322, que autoriza a la CGES a reordenar la oferta educativa de los IES durante los meses de noviembre y diciembre de cada año. Y ahí nomás, la CGES se puso a trabajar como loca para reordenar la oferta, porque le quedaban muy poquitos días de diciembre. Y trabajaron en horas extras, porque estuvieron reordenando la oferta el sábado 22, el domingo 23, el lunes 24 (que fue asueto para la administración pública) y hasta el martes 25 de diciembre, con todas las sobras de la cena de vísperas de Navidad aún en la heladera. Pero lograron terminar, y el miércoles 26 de diciembre de 2.018… ¡pará, pará, pará! ¿El 26 de diciembre? ¿Cuando ya los IES estaban en “modo vacaciones” hasta el mes de febrero de 2.019? ¿Cuando profesores y estudiantes habían terminado sus actividades el 21 de diciembre? Sí, correcto, ese mismo 26 de diciembre, la Coordinadora General de Educación Superior, Emma Cunietti, le ponía la firma a la resolución 272/18 y en ese sencillo acto determinaba el traslado de tres carreras del ISTEEC al Normal (los Profesorados de Educación Secundaria en Física, en Matemática y en Química). Inmediatamente, estudiantes y profesores se levantaron de las reposeras, se quitaron el protector solar, se sacaron las ojotas y volvieron a preguntar todo lo que venían preguntando desde hacía meses y nadie respondía con argumentos sólidos: ¿Por qué nos trasladan? ¿Cómo será ese traslado?

Los reclamos llegaron a las oficinas de la misma CGES el 2 de enero de 2.019. ¿Otra delicia? Y sí… favor con favor se paga, dice el dicho. Pero la respuesta de esas oficinas fue escueta: “Nos ampara la normativa”, dijeron. Así de breves, así de participativos. Así de respetuosos a las décadas de acuerdos y trabajo colectivo para construir el nivel superior provincial.

Y ya no había vuelta atrás. Porque la normativa está para ser cumplida. Y pataleando, refunfuñando, a regañadientes, profesores y estudiantes del ISTEEC cumplieron con la normativa. Retomaron sus actividades luego de sus merecida vacaciones, aunque varios no pudieron descansar, transcurrieron las mesas de examen de febrero y marzo y luego, juntaron sus pertenencias y comenzaron el éxodo. Ese éxodo de “unas pocas cuadras” (según había dicho la Coordinadora General) muchos lo transitaron con tristeza, por haber sido sacados de una institución a la cual querían como propia y en la cual habían dejado gran parte de su vida, que en esencia es tiempo dedicado al trabajo entre profesores y estudiantes. Otros lo transitaron con incertidumbre y preocupación, por no tener en claro hacia dónde iban, qué les esperaba, cómo sería. Y otros, lo transitaron con alegría, con la certeza de que lo que vendría sería mejor.

Y el Normal también cumplió con la normativa, e hizo su parte. Se hizo cargo de más de 200 estudiantes, cuarenta y pico de profesores y cientos de hojas de legajos y documentación. Pero, lo importante aquí, es que entendieron perfectamente la incertidumbre que habían generado todas las delicias de las normativas en ese grupo de personas que estaban haciendo el éxodo. Y los trataron como lo que necesitaban: como personas. Y les dieron la bienvenida a los profesores, y luego a los estudiantes, y les mostraron sus edificios, y les mostraron cómo trabajaban y todo lo que hacían para formar profesionales de la educación. Y en ese sencillo acto humanizaron el proceso de traslado y trataron de hacer sentir a los recién llegados “como en casa”.

Obviamente, no todo fue color de rosas. No todo funcionó bien desde el principio. Hubo que acomodarse, rearmarse, y empezar de nuevo. Aprender a trabajar de otra manera, a cursar de otra manera, a tramitar de otra manera, a consultar de otra manera, a transitar de otra manera. Y con el correr del tiempo, porque dicen que el tiempo cura todo, la tristeza que traían algunos fue dando lugar al goce por un nuevo lugar donde encontrarse, estudiar y trabajar, por un nuevo lugar donde seguir apostando a la educación como fuerza transformante de las personas y las realidades. La incertidumbre y la preocupación que traían otros fueron dando lugar a las certezas y seguridades al ver que las situaciones académicas se mantenían, los puestos de trabajo se mantenían y crecían y los horarios se respetaban. Y la alegría de quienes estuvieron alegres desde un principio, de quienes creyeron desde un primer momento que el cambio sería para mejor, se multiplicó y se extendió.

Y fue transcurriendo el ciclo lecivo 2.019. Y cada uno se fue acomodando a sus nuevos espacios. Y fue conociendo a nuevas personas, y entablando nuevas relaciones, y tratando de hacer lo más positivas posibles las delicias de las normativas.

Y ahora, con el fin del 2.019 tocando la puerta, cuando alguien nos pregunta qué tal va la relocalización, muchos miramos hacia atrás, y esbozando una pequeña sonrisa  respondemos “bien, gracias”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: