“VIVIR CON COVID 19: LAS CONDICIONES DE LA SINDEMIA”

Autor@s: BOULET, Patrick; GONZALEZ, Teresa Leonor; VARGAS, Mario

Resumen

El Trabajo que presentamos se inscribe en la línea de la Sociología Crítica, originalmente fue escrito para ser debatido en el marco de las III Jornadas De Formación Docente del Instituto Nacional de Formación Docente (INFOD). Hace una descripción del impacto de la Pandemia de Covid 19, en las condiciones de trabajo docente, consideradas en el conjunto de la población escolar del I.E.S Nro. 9-002 Tomás Godoy Cruz, desde el inicio de la Pandemia a mediados de Marzo 2020, hasta la actualidad Abril 2021; nuestras consideraciones refieren al impacto de dicho fenómeno, en la trama de los problemas sociales y económicos de larga data en la Provincia de Mendoza. En este marco la vigencia de políticas Neoliberales, recrudecen un viejo cuadro de déficit sanitario, que a la actualidad se presenta colapsado. En una segunda parte del Documento, ofrecemos consideraciones teóricas y operativas para el estudio del impacto de lo que se considera ha dejado de ser Pandemia de Covid 19, para ser denominado Sindemia. Al efecto hacemos algunas consideraciones que permitirían su análisis y operacionalización metodológica, sobre dicha población.

1.Desde Abajo- La producción desde la escasez y la ausencia

Pretendemos exponer brevemente la situación del trabajo educativo en el Instituto de Educación Superior Docente y Técnica N° 9-002 “Tomás Godoy Cruz”, ubicado en la ciudad de Mendoza, provincia homónima.

El trabajo docente en emergencia educativa y sanitaria, se realiza desde el inicio de las restricciones por la pandemia de COVID 19, a partir de la segunda quincena de marzo de 2020. Ese trabajo se ha realizado con los medios virtuales de los que disponían las y los docentes y en condiciones similares por partes de las y los estudiantes, muchos/as en condiciones sanitarias y de ingresos económicos muy complejas y apremiantes.

El gobierno provincial del cual depende nuestra Institución, no sostiene el esfuerzo de docentes ni estudiantes. El sueldo docente está congelado desde enero del 2020, no se han entregado medios de producción del conocimiento, ni becas, ni subsidios, ni formación en servicio para mejorar el acceso al conocimiento tecnológico…. La lista continúa y la situación económica de todas y todos se agravó sensiblemente.

El conjunto de situaciones económicas adversas, las restricciones propias de la pandemia y el esfuerzo adicional del trabajo docente no presencial, marcan la producción de conocimiento en la educación superior provincial en el 2020

Y lo que va del 2021.

El miedo y la complejidad de comunicación entre docentes, y estudiantes entre sí, construyen también el escenario de la representación de vivir con COVID-19 (al momento de escribir este texto la provincia de Mendoza, no tiene un solo hospital público o clínica privada con lugar en camas de Terapia intensiva para COVID-19 o común.  

Como hace mucho decía Marshall Mc Luhan, “el medio es el mensaje”, la virtualidad y la distancia física se constituyen en performativas del acto educativo, tan diferente al que conocemos. El distanciamiento, como el panóptico de vigilancia de la escuela clásica, construirá nuevos sujetos/as como toda modificación del espacio vital. La modificación abrupta de los espacios educativos, donde se comparte mucho más que el curriculum prescripto, es una modificación importante para estudiantes y docentes que en la pérdida de la cotidianeidad pierden un espacio de relación y encuentro que no se reemplazan por otros. La supresión de los encuentros casuales, la rigidez de los medios electrónicos y el cansancio que estos generan ha provocado y provocaran nuevas formas de socialización, mucho más acotadas que las anteriores y también caminos de individualismo más profundo, que el ya subayacente en el capitalismo, al menos en el primer tiempo.

2.Los prisioneros del miedo y la escases. Estudiar en Sindemia

El Trabajo de Formar docentes se presenta bajo las condiciones del Co- vid-19 en la Argentina del 2020 y 2021, como una trama tan compleja como la que acabamos de describir.

Algunas hebras de esa trama están inscriptas en nuestra historia; las formas variadas de alienación, explotación y proletarización de la fuerza de trabajo docente, se caracterizan al decir de Ricardo Donaire (2016) por procesos históricos, que encuentran sentidos específicos en cada modelo de acumulación.

Para esta presentación nuestra conjetura es decir que lo más duro de convivir con la Pandemia del Covid 19, tiene la particularidad de convivir en condiciones de Sindemia, y que esas condiciones laboriosamente trastocaron, empobrecieron y sumaron explotación al Trabajo Docente, y mayor precarización de la población escolar en general; intentamos una búsqueda específica, indagamos el carácter diferencial que tiene la Pandemia cuando pasa a ser Sindemia en la Provincia de Mendoza. Mientras en las Pandemias uno de los problemas es la velocidad del contagio, en las Sindemias la complejidad es la forma en que en poblaciones específicas, interactúa con enfermedades y condiciones sociales de precariedad, preexistentes.

La Sindemia, es el resultado de la combinación entre el SARS-CoV-2 (el virus que provoca el covid-19) por un lado y de otro, una serie de enfermedades no transmisibles (ENT): como las diabetes, la obesidad[1] –la colonialidad alimentaria-, la hipertensión arterial, la depresión… enfermedades muy presentes en las poblaciones de escasos recursos económicos, tal es el caso de la población estudiantil pero también docente y de apoyo académico del I.E.S. Tomás Godoy Cruz, para tomar por caso.

De modo que el virus del COVID- 19 al interactuar con dichas enfermedades no transmisibles, en el marco de condiciones sociales vulnerables exacerba y empeora el cuadro de salud; bajo esas condiciones tenemos no una Pandemia, sino una Sindemia.  

El término Sindemia (un neologismo que combina sinergia y pandemia) no es nuevo. Fue acuñado por el antropólogo médico estadounidense Merrill Singer en los años 90 para explicar situaciones en las que “dos o más enfermedades interactúan de forma tal que causan un daño mayor que la mera suma de estas dos enfermedades”. Más recientemente (The Lancet 2013/2017) utilizó el termino Sindemia para explicar fenómenos como la obesidad; la concurrencia entre factores que se asocian a las interacciones biológicas por caso las enfermedades no transmisibles preexistentes antes mencionadas, con problemas sociales de larga data como la precarización de las condiciones de vida, esta compleja trama complejiza el cuadro de salud y dejan secuelas poco estudiadas hasta el momento. La doctora Marta Fracapani, presidenta del Consejo de Bioética de Mendoza y directora de la Maestría en Bioética de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), considera que al interactuar determinadas enfermedades preexistentes con factores sociales que coexisten a lo largo del tiempo, amerita ya no hablar de un panorama de Pandemia de Covid 19 sino de Sindemia, cuyo resultante son secuelas muy complejas, que deben ser parte de la agenda de políticas públicas de Salud.

Al pensar como estudiar la trama teórica de la Sindemia, la pensamos como la concurrencia de diversos aportes, disciplinares y científicos. Con el objeto de lograr una aproximación operativa, consideramos indispensable el cruce de las siguientes dimensiones:  

  1. Las Condiciones económicas: precarización laboral, desocupación abierta, flexibilización de la fuerza de trabajo; ausencia de paritarias docentes; ingreso docente único ingreso familiar; planes sociales –en el caso de quienes son asistidos por Nación-, caída de los ingresos, Inflación; ausencia de coberturas –en planes becas…- de la provincia; aumento de la pobreza.
  2. La existencia de Enfermedades no transmisibles preexistentes. Aunque no contamos con datos estadísticos, la experiencia cotidiana de nuestro trabajo como docentes, nos ofrece cuadros complejos de salud, ya sea por la ausencia de cobertura médica, la presencia siempre sostenida y en aumento de diabetes, hipertensión, cáncer, depresión… Cabe precisar aún más, con un registro de observación podemos dar cuenta que durante la Sindemia, la tarea de muchas docentes ha sido colaborar con estudiantes y con otros otras docentes, en la búsqueda no de cualquier médico médica de guardia para Covid-19 en algún hospital desbastado de la provincia, sino más bien, la búsqueda en las guardias hospitalarias de COVID de especialistas: en diabetes, en cardiología, en oncología…. La lista continúa.
  3. Las condiciones habitacionales: la precariedad e inestabilidad en los contratos de alquiler, la insalubridad habitacional, el hacinamiento…  lo que impide sostener bajo las condiciones de Sindemia, la distancia social…
  4. Otras sindemias sociales: violencia de género, depresión, discriminación racial. En el Instituto de Formación Docente y Técnica Tomás Godoy Cruz según indica el Informe de la Consejería de la Mujer -experiencia pionera en la provincia-: “aproximadamente el 80% de quienes cursan carreras de Formación docente y Técnica, son mujeres… no puede dejar de considerarse el tiempo “extra” dedicado a embarazos, cuidado de hijas e hijos y tareas de cuidado en general que se han visto exponencialmente incrementadas en Pandemia”,

Creemos que es indispensable la búsqueda de las precisiones para el análisis científico, poco podemos contribuir si generalizamos. Es así que sobre la base del desagregado en dimensiones que acabamos de presentar, pretendemos construir variables para el trabajo metodológico, mediante el análisis de las Correspondencias Múltiples, y ofrecer una serie de herramientas (encuestas, entrevistas, y observación densa), que próximamente trabajaremos en la Institución.

En la trama que acabamos de presentar, se juegan las condiciones del trabajo docente, se desenvuelve en el día a día nuestra labor, entre la ausencia de conexión o la conexión intermitente, las plataformas que se caen los micrófonos y las cámaras que no funcionan, que funcionan a medias o que nunca existieron o que nunca funcionaron; Covid-19 mediante, en una provincia colapsada ya hace tiempo en el sistema sanitario que no asume que lo está, y con estrategias de políticas neoliberales que sumen en la intemperie y sin cobertura de salud a la mayoría de la población.

La tarea, nuestra tarea de formar docentes en la provincia de Mendoza, incluye en las condiciones del Covid 19 y la Sindemia, buscar hospitales médicos medicas sanitaristas… para estudiantes de formación docente, que están solas, con hijos e hijas a cargo, son jóvenes, están desocupadas y cuentan en el mejor de los casos con la Asignación Universal por Hijo como único ingreso… Esa es la trama de nuestro trabajo como docentes que formamos docentes.

La Sindemia no es Pandemia, es otra cosa que ya impregna Latinoamérica y que en el Neoliberalismo triunfante en la Provincia de Mendoza, y en la particularidad que nos ocupa está inscripta en una trama que va entre la ausencia de Paritaria del Trabajo docente, y la ausencia de cobertura sanitaria y social para la mayoría de la población. De estos lodos vienen aquellos barros….

Antonio Gramsci en los “Cuadernos de la Cárcel”, dice: “Comprender, es convertirse en contemporáneos de sí mismos [de sí mismas], es saberse laboriosamente insertos [insertas], en las modificaciones en curso, y transformarse.”

Ausencias y Vigilancia

Lo material modifica cualquier proceso ideológico y cultural, por lo cual asistimos a una  modificación de lo educativo difícil de dimensionar. Por lo pronto podemos anotar importantes dificultades en la construcción de aprendizajes (menores que los niveles anteriores, peor significativas) que aumentan las ya existentes brechas de capital cultural, social y económico. La injustica capitalista se ha profundizado con el COVID 19, y el siempre incompleto pro- ceso de democratización y avance hacia el derecho universal de la educación ha retrocedido, al menos desde una primera observación en nuestro Instituto y con posibles referencias a toda la educación superior de la provincia.

Sin datos cuantitativos a mano sobre desgranamiento, deserción o acreditación de unidades curriculares en las distintas carreras de formación docente y técnica, se pueden percibir las ausencias y las pérdidas sobre todo en la socialización y la construcción colectiva de conocimiento como espacio de resistencia dentro de las comunidades educativas. El aislamiento y la individualización nunca han traído mejores mundos en el desarrollo capitalista de opresión/resistencia, y en las particularidades de las instituciones educativas. Y si, dan pie al desarrollo del pensamiento conservador y al siempre presente aparato de me- dios hegemónicos de la cultura de masa, que encuentra a sus víctimas más solitarias y más pobres en el intercambio contracultural.

En otro sentido la pérdida del poder disciplinador de la escuela, antes mencionado, podría significar más libertad, como ha sostenido en el plano social el filósofo esloveno Slavo Zisek, aseveración muy discutible desde nuestra posición, y aún más en la educación formal. El “Gran Hermano” presencial de la escuela pública, toma el sentido “orwelliano” de control electrónico, a partir de la rutinización de tareas, las dificultades económicas, la prisión domiciliaria y las dificultades de generar construcciones colectivas de resistencia a la explotación.

Como tan claramente advierte Michel Foucault, no es necesaria la mirada permanente del opresor, si está inscripta en el dispositivo. En este caso podemos anotar el dispositivo del encierro y el dispositivo escolar a distancia, como elementos disciplinadores de los cuerpos, entre otros.

Es esperable que la educación formal no sea liberadora en ninguna de sus modalidades, ni en ninguno de sus caminos de enseñanza-aprendizaje (largamente estudiado desde Antonio Gramsci, pasando por Paulo Freire hasta Peter Mc Laren) y también siguiendo a la misma tradición que lo contrahegemónico pasa por el trabajo de docentes y estudiantes que plantean un proyecto político anticapitalista. Ese era el desafío antes y lo es también ahora, con un contexto adverso para los sectores populares.


[1] La Colonialidad alimentaria: Herrera Miller (2016) refiere al desarrollo de alimentos mediante los dispositivos de los agronegocios, transgénicos y zoonosis, que producen formas de alimentación cada vez más deficitarias y ricas en azúcares, almidones, sulfatos y grasas.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑